Call Us Directly: 520-722-4700

4709 E. Camp Lowell Dr. View Location

Age-Related Macular Degeneration

Age-Related Macular Degeneration

Age-related macular degeneration (AMD) is one of the most common causes of poor vision after age 60. AMD is a deterioration or breakdown of the macula. The macula is a small area at the center of the retina in the back of the eye that allows us to see fine details clearly and perform activities such as reading and driving.

The visual symptoms of AMD involve loss of central vision. While peripheral (side) vision is unaffected, with AMD, one loses the sharp, straight-ahead vision necessary for driving, reading, recognizing faces, and looking at detail.

Although the specific cause is unknown, AMD seems to be part of aging. While age is the most significant risk factor for developing AMD, heredity, blue eyes, high blood pressure, cardiovascular disease, and smoking have also been identified as risk factors. AMD accounts for 90% of new cases of legal blindness in the United States.

Nine out of 10 people who have AMD have atrophic or “dry” AMD, which results in thinning of the macula. Dry AMD takes many years to develop. A specific vitamin regimen has been shown to slow progression of dry AMD.

Exudative or “wet” AMD is less common (occurring in one out of 10 people with AMD) but is more serious. In the wet form of AMD, abnormal blood vessels may grow in a layer beneath the retina, leaking fluid and blood and creating distortion or a large blind spot in the center of your vision. If the blood vessels are not growing directly beneath the macula, laser surgery is usually the treatment of choice. The procedure usually does not improve vision but tries to prevent further loss of vision. For those patients with wet AMD whose blood vessels are growing directly under the center of the macula, a procedure called photodynamic therapy (PDT), which causes fewer visual side effects, is sometimes used. Intravitreal injections of certain medications can also be used in these cases.

Promising AMD research is being done on many fronts. In the meantime, high-intensity reading lamps, magnifiers, and other low vision aids help people with AMD make the most of their remaining vision.

Degeneración Macular Relacionada con la Edad

La Degeneración Macular Relacionada con la Edad (DMRE) es una de las causas más comunes de mala visión después de los 60 anos de edad. DMRE es un deterioro de la mácula. La mácula es un área pequeña localizada en el centro de la retina, en la parte posterior del ojo, que nos permite ver detalles claramente y realizar actividades tales como leer y conducir un automóvil.

Los síntomas visuales de la DMRE implican pérdida de la visión central. Aunque la visión periférica (lateral) no es afectada, la presencia de DMRE implica pérdida de la nitidez de la visión directa necesaria para conducir, leer, reconocer caras, y observar detalles.

Aunque la causa específica aún se desconoce, la DMRE parece estar relacionada con el envejecimiento. Mientras que la edad se considera como el factor más significativo para el desarrollo de DMRE, la herencia, los ojos azules, la presión sanguínea alta, enfermedades cardiovasculares, y el hábito de fumar también han sido identificados como factores de riesgo. Se estima que un 90 por ciento de la ceguera legal en los EEUU se debe a la DMRE.

Nueve de cada diez personas que padecen de DMRE, poseen la forma “seca” (llamada atrófica), que trae como resultado el adelgazamiento de la mácula. La DMRE seca toma años en desarrollarse. Un régimen específico de vitaminas ha demostrado demorar la progresión de DMRE seca.

La forma “húmeda” de DMRE (llamada exudativa) es menos común (ocurriendo en una de cada diez personas con DMRE), pero es más seria. En la forma húmeda de DMRE, vasos sanguíneos anormales pueden crecer en una capa por debajo de la retina, dejando escapar fluídos y sangre, y creando distorsión o una mancha ciega en el centro de la visión. Si los vasos sanguíneos no crecen directamente debajo del centro de la mácula, el tratamiento con rayo láser es el predilecto. El procedimiento, por lo general, no mejora la visión, pero trata de ayudar a prevenir mayor pérdida de la visión. Para aquellos pacientes con DMRE húmeda, en quienes los vasos sanguíneos crecen directamente debajo del centro de la mácula, un procedimiento llamado Terapia Fotodinámica (TFD), el cual causa menos efectos visuales secundarios, puede ser usado para el tratamiento. Inyecciones de ciertos medicamentos dentro del vítreo pueden ser usadas en estos casos.

Investigación muy promisoria de la DMRE esta llevándose a cabo en muchos frentes. Mientras tanto, lámparas de alta intensidad para leer, lupas y otras herramientas para baja visión, pueden ayudar a personas con DMRE a que su visión residual pueda ser utilizada al máximo.